¡Quiero delegar pero no puedo, me es imposible sacrificar los resultados!

¡Quiero delegar pero no puedo, me es imposible sacrificar los resultados!

Hoy en día es muy común encontrarnos con frases similares a esta, en la que los líderes reconocen que tienen el deseo sincero de desahogar sus actividades compartiendo parte de sus responsabilidades con sus subordinados, sin embargo, tienen miedo no cumplir sus objetivos si lo hacen.

Pude percibir este sentimiento al platicar con un amigo mío, un joven empresario que no podía salir de su oficina ni un par de horas sin la preocupación de que los asuntos estuvieran caminando apropiadamente sin su presencia, me di cuenta de que a pesar de que tenía un gran equipo humano trabajando para él, no confiaba plenamente en ellos para los asuntos con mediana o elevada importancia, de manera que no les daba las facultades para tomar decisiones y por ende los procesos se volvían sumamente lentos pues toda decisión por muy sencilla que fuera debía llevar su autorización de por medio, además de que el estaba esclavizado a la oficina y cuando no estaba en ella, les marcaba durante todo el día a fin de dar seguimiento a sus instrucciones.

Lo ilógico de este asunto es que en realidad, por muy bueno que seas en tus actividades, nunca podrás lograr más que si trabajas conjuntamente con tu equipo, es decir, el esfuerzo de grupo siempre es mucho mayor que el personal. Probablemente en un inicio sientas que no avanzas tan rápidamente como si lo hicieras tu solo, sin embargo con el paso del tiempo te darás cuenta que la eficiencia y eficacia del equipo aumentará y los resultados serán sorprendentes.

Deseo compartir contigo los pasos necesarios para que tu labor de delegar responsabilidades de mejores resultados:

  1. Da una asignación. El primer paso es el dar una responsabilidad, debe ser una asignación muy específica y clara, debes verificar que la persona entienda perfectamente que es lo que se espera que haga y como lo vas a verificar.
  2. Capacita. En ocasiones suponemos que la gente sabe como hacer el trabajo o bien ellos por pena no se atreven a preguntar, de manera que lo primero que se debe hacer una vez que ya se tiene la asignación es instruir en cuanto a la manera de llevarla a cabo, deben quedar perfectamente claros los procesos a seguir y saber en que periodo de tiempo se les pedirá un informe.
  3. Dales tiempo. Una vez que has delegado y saben como hacerlo, no estés sobre ellos a fin de verificar si han realizado la actividad esperada, debes darles su tiempo y espacio a fin de que tengan la oportunidad de desenvolverse mejor, probablemente se equivoquen, pero valdrá la pena. Es sumamente importante que les dejes hacer su labor solos por lo menos hasta el momento pactado del primer informe, no antes.
  4. Verifica. Una vez que se ha vencido el tiempo pactado, entonces debes pedir el informe de lo realizado, actúa con paciencia y se tolerante pues existe la posibilidad de que no se hayan cumplido los objetivos al 100%, en casos extremos quizá no se haya siquiera comenzado con la actividad. No te desesperes, confirma y felicita por lo que se hizo bien.
  5. Retroalimenta. Una vez que confirmaste lo que se hizo apropiadamente debes corregir aquellas áreas de oportunidad existentes, entonces volver a fijar metas y la forma en que serán evaluadas, así como el momento en el que se realizará dicha evaluación.

Como verás el delegar debe ser un proceso cíclico de lo mas sencillo y natural, debe haber una mejora constante y una retroalimentación positiva. El sacrificio en resultados que pudiera haber en un corto plazo se verá compensado en un éxito ilimitado en el mediano y largo plazo, los resultados hablarán por si solos, solo debes comenzar.

Publicado inicialmente en http://www.degerencia.com/articulo/quiero_delegar_pero_no_puedo

Leave a Reply

Message
Name
E-mail
Website